Aniversario de Hiroshima y Nagasaki

Los días 6 y 9 de agosto de 1945 el ejército de los Estados Unidos lanzó dos bombas atómicas sobre las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki, provocando (cifras aproximadas) la muerte de 166.000 personas en Hiroshima; y 80.000 en Nagasaki.

Entre el 15 y el 20% de las victimas murieron a causa de las radiaciones nucleares. Pero las mortales secuelas de los bombardeos todavía perduran hoy.

Y un dato para la historia, prácticamente la totalidad de los muertos eran civiles, porque los norteamericanos no bombardearon las dos bases navales (desde las que salieron algunos de los portaaviones que intervinieron en Pearl Harbor) sino las dos ciudades, con la intención de hacer el mayor daño humano y provocar la rendición de Japón.

Estados Unidos logró su objetivo, pero el daño moral no se ha superado y los gobiernos norteamericanos no han sido capaces hasta ahora de pedir perdón. El presidente Obama, un poco antes de finalizar su segundo mandato visitó el terrible escenario y los memoriales de los bombardeos, en su visita oficial a Japón, se mostró muy impresionado, declaró que lo sucedido en Hiroshima y Nagasaki no debería repetirse jamás en la historia.

Pero, sólo llegó hasta ahí en sus declaraciones. Desgraciadamente es más fácil hacer la guerra (y provocar un dolor infinito) que hacer la paz. Los aniversarios de los bombardeos atómicos de Hiroshima y Nagasaki lo ponen de manifiesto cada año.

La guerra es el fracaso de la paz.

 



Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar